ANTONIO MORAL JURADO: Director Artístico, Profesor y Compositor Musical Egabrense

hqdefault

Hombre jóven, pero ya experimentado y profesional de la música, es ya desde algunos meses el máximo responsable de la Asociación Banda de Música de Cabra. Por la nueva etapa, entrega, compromiso y su gran responsabilidad con este pueblo, ví oportuno “charlar” con él y comentar algunas cuestiones que amablemente me respondió y a continuación os detallo.

Natural de Cabra, Moral Jurado obtiene el Título Superior de Música Especialidad de Dirección de Orquesta por el CSM Málaga en 2014, el Título Superior de Música Especialidad de Composición por el Conservatorio Superior de Música “Rafael Orozco” de Córdoba en 2010, el Título de Maestro en la especialidad de Educación Musical por la Universidad de Córdoba en 2006 y el Título Profesional de Música Especialidad de Trombón por el Conservatorio Profesional de Música de Córdoba en 2006.

Ha realizado los estudios de Dirección Musical con Juan Jesús López, Silvia Olivero Anarte y David García Carmona. Además ha asistido a cursos de perfeccionamiento y Master Class con los Maestros: Francisco Javier Gutiérrez Juan, Octav Calleya, Gabriel Delgado Morán, Wolfgang Kurz, Miguel Sánchez Ruzafa, Manuel Hernández Silva y Enrique García Asensio. Como Alumno de los mismos ha dirigido a la Orquesta de Córdoba, la Orquesta Sinfónica, la Orquesta de Cámara, el Coro y la Banda Sinfónica del Conservatorio Superior de Música de Málaga.

Ha estudiado composición con Juan de Dios García Aguilera y Francisco José Martín Quintero. Y realizado cursos de perfeccionamiento con Rubén L. Someso, Mauricio Sotelo, Cesar Camarero, Jorge E. López, Agustín Charles, Jorge E. López. Además de haber sido seleccionado para el “Encuentro de Composición de Música Contemporánea Injuve 2008” en el CULAJ de Mollina (Málaga) estudiando con compositores como Enrique Rueda, Yan Marez, y Luca Francesconi. Y seleccionado para la “Master Class de Composición – Encuentro con Ramón Barce” impartido por Ramón Barce y Teresa Catalán. Y como compositor participante en el Curso de Música Contemporánea de Alhaurín de la Torre (Málaga).

Actualmente director de la Banda Sinfónica de la Asociación Banda de Música de Cabra, director y promotor de la Joven Orquesta Subbética, y de la Orquesta de Plectro Camerata Ipagro de Aguilar de la Frontera.

Anteriormente ha sido director de la Banda Juvenil de la Asociación Banda de Música de Cabra, la Banda de Música de Nueva Carteya, la Banda de Música de la Agrupación Musical de Moriles, la Orquesta y Coro del Centro Filarmónico Egabrense. Y como invitado recientemente ha dirigido la Banda Sinfónica Municipal de Sevilla, la Banda Municipal de Fuengirola (Málaga) y la Orquesta de Plectro Andaluza.

Como Compositor ha realizado trabajos que van desde la música de cámara a la sinfónica, el repertorio electroacústico, y la música coral; destacado títulos como: “Sombras”, “Cosmogonía”, “Mithos” (concertino para 15 instrumentos solistas), “Preludio Sinfónico para orquesta”, “Liliht” (gran ensemble), “El Cinturón de Doble Vuelta” (Ciclo de Moasajas), “Tres escenas de Vértigo”, (Saxo y Electrónica). Y en el campo de la música para banda caben mencionar sus pasodobles “¡Esos Carteyanos!” dedicado a la Banda de Música de Nueva Carteya, ó “Igabrum” dedicado a la Ciudad de Cabra, y “la Cube”; el poema sinfónico en forma de marcha fúnebre “Fuensanta” o las Marchas “Aparta de Mí Este Cáliz” y “Consolación” grabada para el sello discográfico Sonografic en el primer volumen de “In Excelsis”. Y su concierto para Trombón y Banda Sinfónica.

Desde 2006 es profesor en la Escuela de Música de la Asociación Banda de Música de Cabra de las especialidades de Viento Metal, lenguaje musical, Armonía y Banda infantil.

Su comienzo en la música fue a los ocho o nueve años, cuando su madre, Mª Sierra Jurado le matriculó en el Conservatorio Elemental de Música de Cabra en la Especialidad de Guitarra, ya que éste era el instrumento que tenían en casa, y por el cual pasaron tanto sus hermanos como él. Poco después, un mes más tarde, por iniciativa propia, se inscribió en la Banda de Música de Cabra donde empezó aprender Trombón, y en el Centro Filarmónico Egabrense donde también aprendió a tocar la Bandurria y el Laúd. Recuerda su niñez corriendo de un sitio para otro con la Guitarra y el trombón a cuestas para ir de una clase a otra, y de un ensayo a otro. Años más tarde pasaría al Conservatorio Elemental de Priego y posteriormente al Profesional de Córdoba donde realizó los estudios de Trombón y tuvo la fortuna de estudiar con dos personas fundamentales en su formación musical D. Manuel Pérez Rodríguez que le enseño casi todo lo que domina de armonía, ocupándose este profesor de él hasta en vacaciones, y D. Juan Manuel Morat Pomar (Profesor de la Orquesta de Córdoba) que fue quien le mostró el camino de su instrumento y le dio a conocer la cultura de banda valenciana (ya que él es natural de Cullera y les llevó a tocar en varias ocasiones a su tierra) siendo éste un cambio significativo en su manera de entender la que ahora es su profesión. Más adelante accedió a los estudios superiores de Composición (vocación que le acompaña desde la niñez) donde las lecciones de su maestro D. Francisco Martín Quintero en Composición y en Instrumentación y Orquestación marcaron definitivamente su manera de entender la música. Ya por esos años empezó a frecuentar los cursos de dirección del Maestro D. Enrique García Asensio, a partir de los cuales entendió que quería dedicarse a la dirección. Así, una vez finalizados los estudios de Composición ingresó en el Conservatorio Superior de Málaga y realizó los estudios de dirección de la mano de varios maestros, pero fundamentalmente con su Maestra Dña. Silvia Olivero Anarte de la que aprendió la más valiosa de las lecciones “un director no necesita tener mano dura, sino una mano llena de música y conocimiento”, esta afirmación le ha cambiado la vida.

Su madre, desde muy pronto entendió que la música sería el camino a seguir y siempre apostó por ayudarle y facilitarle la tarea (al igual que a sus dos hermanos), incluso a pesar de las dificultades que se pudieran presentar en el camino. Siempre ha sentido el calor del apoyo incondicional tanto de ella como de sus hermanos, así como en la actualidad de su esposa.

Me decía que la música para él en un principio era una afición; hoy significa su profesión (que ya implica un alto número de horas dedicado a la actividad musical). Pero por encima de eso, significa: “su forma de entender la vida”. No existe ni un sólo momento del día en el que la música no esté presente. Otro momento de inflexión en el significado que la música es para él, “me expresaba con convencimiento”, fue a partir de realizar los estudios de dirección, por el grado de profundización que estos requieren. Desde entonces “hacer música en cualquiera de sus manifestaciones (componiéndola, interpretándola, analizándola, estudiándola, etc.) se ha convertido en acto hacia la trascendentalidad”, un acto que podríamos decir metafísico, ya que cuando el hecho musical se produce (ya sea en concierto, o en tu mente) ésta se muestra con su verdadera esencia (no un conjunto ordenado de sonidos en el espacio y el tiempo como rezaba en la definición del libro de lenguaje musical), sino como un ente significativo, vivo e irrepetible.

Siguiendo la buena y cómoda “armonía” de conversación, le pregunté por su primera composición, ¿en qué se inspiró? y me respondió: La primera composición que recuerdo fue una piececita para guitarra que hice muy joven, apenas unos arpegios en forma de estudio, no recuerdo en qué me inspiré (aunque tampoco creo mucho en la inspiración) y después en 1998 escribí una marcha que llegó a estrenarse e incluso a tocarse un par de años, “Viernes Santo Egabrense” después de esto estuve muchos años escribiendo pequeños bocetos y piezas muy breves. Mi actividad como compositor comienza realmente con los estudios de la especialidad, a partir de este momento es cuando la cosa no para y realmente empiezo a componer intentando “usar la cabeza”. Aún sigo en un punto de búsqueda, aunque tengo que reconocer que empiezo a sentirme cómodo con la música que escribo ahora, ya que he conseguido dejar atrás algunos complejos que no me dejaban avanzar. En este sentido aún no sé si he compuesto todavía “mi primera obra” pero me siento muy contento con mi reciente “Concierto para Trombón y Banda Sinfónica” (que espero estrenar pronto) y mi última sonatina para Guitarra “Invocar la Danza” y algo parecido estoy experimentado en la composición de un viejo proyecto de Poema Sinfónico basado en la “Batalla de Munda” que ahora parece que está cogiendo forma, con una escritura algo mas vanguardista.

Por su intenso trabajo dispone de escaso tiempo; por las mañanas, fundamentalmente las dedica a estudiar repertorio, a componer, o a analizar. Por las tardes normalmente es el momento de las clases en la Escuela de Música que suelen durar hasta muy tarde. Los fines de semana casi siempre hay trabajo de ensayos y actuaciones. Esto es algo común en la profesión (y lo sabe cualquier colega músico), ellos también trabajan en fiestas.

En la actualidad entre miembros activos y alumnado de la escuela se acercan a la centena. La Asociación se compone de varias secciones, por un lado está la Banda Sinfónica, a la que llaman la “banda grande” desde que en 2006 se creara la Juvenil. Esta es la Banda Matríz de la que parte todo y que sostiene a la Asociación, ésta cuenta con una plantilla de entre 60 y 65 músicos más o menos, y es la que todos vemos desfilar por la calle. Surgió en 2006 con motivo de la reestructuración de la Escuela de Música una Banda Juvenil que actualmente cuenta con unos 25-30 miembros, cuyo objetivo era propiciar que cuando el alumnado promocionase a la “banda grande” tuviese ya experiencia en dinámicas de concierto y ensayo. Lo que ha ocurrido en los diez años de vida que tiene esta formación, es que se ha convertido en “la joya de la corona” de la escuela, ya que lo que en principio fue una asignatura, acabó siendo una formación con vida y programación propia, que ha tocado en Cabra y fuera de ella y que ha sido modelo de referencia para otras formaciones similares en Priego, Aguilar, Moriles, etc. y a la cual ya se la requiere como formación propia. Esto ha tenido un efecto increíble en la Banda Sinfónica, porque los alumnos y alumnas que promocionan a ésta, cuentan ya con experiencia defendiendo primeros atriles y conocen la dinámica de trabajo, incluso muchos de ellos han actuado ya como solistas. Esta evolución en el “nivel” de la Banda Juvenil tuvo como consecuencia la creación hace tres años de la “Banda Infantil” formada por 15 componentes, en la que sus estudiantes tocan en grupo desde el primer día, y literalmente desde el primero. Este curso se dio la coyuntura de que la clase de Banda infantil comenzó antes incluso de que algunos alumnos tuviesen clase con sus profesores de instrumento, y con una dinámica y una programación adaptada, se consiguió que los chavales y chavalas tocasen desde el primer día. Incluso dieron su primer concierto en el de Navidad, con tan sólo dos meses de aprendizaje. Esto es muy beneficioso ya que el alumnado está desde el primer día tocando en una banda, cuando pasan a niveles superiores, la experiencia que han adquirido se nota muchísimo. Por otro lado las clases de banda se compaginan con una completa formación en las asignaturas de lenguaje musical, clase individual de instrumento, clase colectiva de instrumento y para los alumnos y alumnas más avanzados clase de armonía y análisis. Con lo que se asegura que la “cantera” tiene la formación más sólida que les puede ofrecer por un equipo de cinco profesores titulados superiores.

Por otro lado, me pareció curioso preguntarle por las fuentes de financiación, a lo cual respondió: La principal fuente de financiación en la Asociación es el convenio de Colaboración entre el Ayuntamiento de Cabra y la Banda. Un alto porcentaje de nuestro presupuesto, sale de las actuaciones para las que se nos requiere desde el Ayuntamiento, por comentar algunas: fiestas en las dos Ferias, días de Andalucía y Constitución, Procesiones del Corpus, San Rodrigo, etc. Conciertos como el de San Juan, Cuaresma, Santa Cecilia, Navidad, etc. Las relaciones entre ambas instituciones siempre han sido fructíferas, y para nosotros son muy importantes, ya que nos ayudan a sostener nuestro proyecto. Luego existen otras como son las contrataciones para las que se nos requieren desde cofradías, instituciones y otros.

Mi emoción me obligaba a seguir charlando con él y le pregunté: ¿Qué opinas o piensas de la ciudadanía egabrense hacia la música, os sentís correspondidos? A lo cual comentó: Todo el mundo conoce de sobra la gran afición musical que siempre ha habido en nuestro pueblo, la prueba de ello es la cantidad de instituciones, grupos musicales y músicos profesionales y amateurs que hay en Cabra. El nivel musical no me parece malo en cuanto a los melómanos, nosotros en nuestra asociación estamos notando una buena respuesta por parte del público, sobretodo cuando lo que se ofrece es bueno. Eso a nosotros nos ha motivado a plantear nuestros programas y nos ha ayudado a crecer, y espero que siga así. En los últimos cinco años, he tenido el privilegio de dirigir el Concierto de Navidad de la Banda como invitado, en cada uno de ellos, la propuesta ha sido muy diferente y sin embargo el público se ha entusiasmado siempre. Por ejemplo, el programa de 2012 fue diseñado en base a la nueva composición contemporánea para banda, y el público salió contento con aquella experiencia, pese a ser obras que no eran muy conocidas y algunas muy arriesgadas. Lo mismo ocurrió en el programa de 2014, con obras tan conocidas como la Sinfonía del Nuevo Mundo y la Quinta de Tchaikovski o la obertura 1812, con las que nos jugábamos muchísimo. Y este año pasado, con la puesta en escena de Libertadores de Oscar Navarro, el público salió encantado, y nosotros disfrutamos a la par con aquella experiencia, cuya repercusión sobrepasó nuestro pueblo, ya que vinieron a ver nuestro concierto colegas de otras bandas por la expectativa de una obra de esta dificultad entraña. Y de paso adelanto que la propuesta para este 2016 superará a todas las realizadas hasta ahora.

“Maestro”, ya para terminar me gustaría que diagnosticaras el estado actual de la Banda, tanto positivo como negativo. Su respuesta: Bueno, muy bueno, estamos en un momento muy dulce, ya que la formación de nuestros músicos es buenísima. Yo pienso en lo que mi generación éramos capaces de tocar y lo que conocíamos hace quince años y los chavales y chavalas de hoy nos ganan por goleada. Y eso es lo mejor a lo que podemos aspirar, a que las siguientes generaciones sean mejores. Siempre he sido enemigo de aquella afirmación que dice : “cualquier tiempo pasado fue mejor…” quien piense eso no va a ningún sitio. Las nuevas generaciones de músicos gozan de una preparación buenísima y prueba de ellos son los jóvenes concertistas que hoy tenemos en el pueblo, algunos con proyección internacional. Y la Banda de Música no es ajena a esta evolución, hoy en día no solo contamos con seis titulados superiores, son también otros pocos componentes que están en vías de serlo, y otros muchos que ya cursan o se preparan para los estudios profesionales de música. A día de hoy ser estudiante de música en nuestra Asociación no es la excepción, sino que se está convirtiendo en la norma, y gracias a eso, la Banda puede afrontar determinados retos. Por otro lado, los miembros veteranos que no cursan estudios reglados de música, pese a su juventud poseen una experiencia enorme, y tienen un buen control técnico de sus instrumentos. No obstante pese al buen momento por que pasa nuestra Banda, somos conscientes de que nos queda mucho trabajo que hacer, muchas cosas que pulir en determinados repertorios, y afianzar algunas “cuerdas” que no están todo lo sólidas que debieran, y corregir algunos aspectos interpretativos que pueden mejorar con un correcto plan de trabajo.

Muchas gracias Antonio por tu amable atención y robarte un “ratillo” de tu escaso tiempo libre. Es mi deseo, y seguro también de todo el pueblo egabrense, que tus proyectos se hagan realidad y nosotros presumamos de ello. Enhorabuena y ánimo a todos y cada uno de los componentes de TU GRAN ASOCIACION BANDA DE MUSICA DE CABRA.

Menú