Carlos Rafael Martínez Arroyo, Violinista

11235381_1234236346593143_5013505436728247162_n

Desde los 8 años, violín en mano, Carlos Rafael se ha paseado por los auditorios más importantes de la provincia y de Andalucía. Este egabrense de 18 años empezó a caminar entre notas desde muy temprana edad y de la mano de eminencias de la música clásica como Ana Moya, Jose María Fernández o Gonçal Comellas. En la actualidad posee una larga trayectoria y un currículum musical apabullante dada su corta edad. Todo un ejemplo de pasión y dedicación.

¿Cómo y cuándo descubriste tu pasión por el violín?

Descubrí mi pasión por el violín en cuanto apareció en mi vida, cuando yo tenía 8 años. Al tocarlo tenía una sensación que no había experimentado antes, que con el paso de los años ha ido creciendo y no creo que pare.

¿De los distintos profesores que has tenido a lo largo de estos años, destacarías alguno de manera especial?

Realmente destacaría a todos. A Ana Moya, mi primera profesora, que me transmitió entusiasmo y amor hacia el violín, y por supuesto a los dos profesores con los que llevo desde los 9 y 10 años: José María Fernández y Gonçal Comellas, aportándome conceptos e información que yo considero «de alto nivel» y formándome como violinista.

¿Cuántas horas de tu vida has dedicado a tocar y ensayar cuando eras pequeño?

Siempre he tocado tanto como he podido, aumentando el tiempo conforme he ido creciendo y no sólo cuando era más pequeño, sino también ahora y hasta que ya mi físico no me acompañe, que espero que sea muy tarde. La carrera de música conlleva un estudio y aprendizaje constante, además de tocando, escuchando música y comprendiéndola.

¿Suponía un sacrificio de otras actividades más propias de la infancia? Y ahora…¿Cuánto ensayas normalmente?

Nunca me ha supuesto un sacrificio, lo hago porque es mi vocación, habiendo realizado otras actividades propias de la edad como niño que he sido. Actualmente, cuando dispongo de todo el tiempo del mundo, estudio sobre seis horas, siempre repartiéndolas entre mañana y tarde y realizando descansos intermedios, que son necesarios.

¿Cómo has ido viviendo los éxitos cosechados a lo largo de tu carrera? ¿Cuáles son los que han supuesto más para ti a nivel personal y profesional?

Los he vivido con alegría, y sobre todo con normalidad, porque al fin y al cabo soy una persona que hace lo que le gusta. Todos han supuesto para mi lo mismo, en cuanto a importancia se refiere. Cada vez que los músicos salimos a un escenario, vivimos una experiencia distinta, llena de diferentes lecciones. Para mí eso es lo más importante.

A pesar de tu vasta experiencia, ¿te sigues poniendo nervioso y sintiendo el “gusanillo” antes de cada actuación?

Nunca me he puesto nervioso, aunque destaco que es imposible tocar igual que en tu habitación. Siempre hay una responsabilidad que hace que nos concentremos, y una especial «emoción», que no está en tu habitación, y que hace que nos crezcamos y expresemos «más que nunca».

¿Cuál es el lugar donde más desearías tocar tu violín y por qué?

No hay un lugar específico en el que quiera tocar, cualquier sitio es bueno para tocar, pero si tuviera que elegir alguno, me sería difícil porque hay muy buenos auditorios.

¿Cuál ha sido el obstáculo más duro con el que te has encontrado en tu carrera?

De momento puedo decir que he sido muy afortunado, tanto con las oportunidades como con el apoyo recibido por mis familiares. Quizá si lo consideramos, la falta de tiempo para estudio debido a los estudios «obligatorios» paralelos puedo considerarlo un obstáculo, no solo por el propio tiempo que no puedes dedicar, sino por la «opresión» al no poder dedicarte en cuerpo y alma a lo que realmente te gusta.

¿Crees que el violín es más talento, constancia, o una mezcla de ambos? ¿Y en tu caso?

Personalmente, pienso que tocar el violín en sí, es únicamente pasión. Dependiendo de las metas de cada uno, el «balance» entre el talento y la constancia puede variar. En mi caso, quizá debería de valorarlo otra persona, es difícil hacerlo uno mismo, aunque lo único que sí sé es que constancia no me falta.

Y para terminar ¿qué proyectos musicales son los que en la actualidad tienes entre manos?

Pues próximamente tocaré el Concierto en Re menor de J. Sibelius de solista con la orquesta de Córdoba, la Primavera y el Verano de A. Vivaldi como solista con la Joven Orquesta del Sur de España, y por supuesto, mi mayor proyecto es seguir formándome a base de estudiar, vivir estas experiencias y cultivarme como músico.

 

 

Menú