VOTAR O NO VOTAR

El próximo día 25 de Mayo tenemos los españoles, y los europeos,  la posibilidad de decidir como ciudadanos, en este caso para el Parlamento Europeo. Hasta aquí todo es normal, pero desde que se convocan esta elecciones se esta produciendo (de forma subliminal, encubierta)  más una llamada hacia la abstención, dirigida a  mantener el bipartidismo, que una llamada a la participación.
 
La crisis económica, los casos de corrupción, el descrédito que los políticos han ido ganando en los últimos años, son caldo de cultivo ideal para que los ciudadanos, desencantados de la política e inmersos en situaciones personales, familiares asfixiantes por el paro, el recorte dado a los derechos, a la sanidad, la educación,  etc.  dejen de votar como formula de protesta ante quienes consideran responsables de esta situación .
 
No debemos olvidar que estas elecciones se presentan  como circunscripción única, es decir, que España es localidad única, que votamos la misma lista, todos los votos se cuentan juntos. Hay una sola tarta para repartir entre quienes se presenten, la tarta España. Por ello si son pocos los que van a votar, entre menos caben a mas trozo de la tarta. Cuantos mas  sean los que voten y a cuantas mas partidos se voten, la misma tarta se reparte entre mas, lo que quiere decir que los partidos mayoritarios tienen que ceder parte de lo que consideran suyo a otros partidos mas pequeños. Asi cuantos mas votos y mas ofertas existan para esos votos, pueden entrar opciones que en caso de menor respuesta difícilmente podrían entrar. 
 
Ahí esta la importancia de estas elecciones. Con la abstención que nos indican las encuestas, según algunos periódicos “la mayor abstención de la democracia”, se favorece el sistema bipartidista y la mayoría de los parlamentarios europeos que saldan de España, lo  serian de las opciones mayoritarias. En caso de estar desencantado de la politica,  no ir a votar como protesta no es la mejor opción, ya que en este caso, sin quererlo, estamos dando nuestro voto a quienes no queremos. Por tanto hay que ir a votar.
 
Por otra parte, votar en democracia es un derecho pero también un deber. Es un derecho alcanzado después de muchos años de entrega  y sacrificio de personas de diferente ideología para tener la oportunidad de decidir con nuestro voto quienes nos gobiernan y quienes dirigen nuestros destino. No ir  a votar es decir a todos que nos importa poco la participación, que nos da igual lo que salga, contribuyendo asi a mantener a quienes han sido causa de nuestras desdichas.
Por tanto hay que ir a votar. Que nadie justifique nuestro voto con excusas, que solo nosotros sabemos cual fuel el sentido del mismo, cual fueron nuestras razones para votar a este o esta candidato/a, o aquel partido. Con nuestra opción queremos manifestar nuestra desconfianza  diciendo a todos los políticos que deben cambiar, que deben dirigir su objetivo hacia la sociedad, que deben ponerse manos a la obra para solucionar los problemas de los ciudadanos y no sus problemas particulares  y que, si esto no lo hacen así, en las próximas elecciones volverán a tener nuestra respuesta , en las urnas, como debe ser en democracia.
 
El dia 25 de Mayo nos toca decidir a los ciudadanos y por ello debemos ir a Votar.
 
 
 
 
Menú