Para Enrique Sardá

Sin duda los andaluces nos merecemos respeto; porque fueron andaluces hombres de letras con mucho talento, Séneca, Lucano, Antonio de Nebrija, Mateo Alemán, Luis de Góngora y Argote, José Cadalso, Gustavo Adolfo Bécquer, Ángel Ganivet, Serafín y Joaquín Álvarez Quintero, Manuel Altolaguirre, Emilio Prados, Francisco Villaespesa, Juan Valera, Juan Ramón Jiménez, Vicente Aleixandre, Federico García Lorca, Antonio Machado, Luis Cernuda, Rafael Alberti, y como decía un poeta de mi tierra (Manuel Ruiz Madueño) es mejor echar un freno; porque si no hasta Cervantes va a resultar que es flamenco.

Por su ignorancia que ha dejado patente con su reciente comentario en twitter, desde Cabra, mi pueblo, Andalucía, España. Utilizando vocablos egabrenses que le ayuden a entender nuestra cultura, sin acritud y sin ánimo de ofender, desde esta tierra de gracia, que tiene el don de llegar al alma, ya que la encumbran y la ensalzan aquellos que la visitan, cuando evocan los gratos recuerdos que guardan.

Sin alterar mi pulso le digo: Está  acarajotado, debería de haber bicheado antes las redes sociales, ya que es tan casero que resulta un chiquirivaina, y su comentario es una chominá, y ha hecho enfollinar al personal, y  puede engoyiparse por ensorrible, gansumino y manta, siendo su comentario tal parchosá que por pavilusio  por surrupeto y tontarreras, mire lo que ha conseguido que su cese inmediato por todos sea aplaudido.

Menú