El emperador Diocleciano, protagonista en la pieza del mes del Museo Arqueológico de Cabra

La delegación de Cultura y Patrimonio de Cabra ha presentado una moneda del emperador Diocleciano como la pieza del mes que el Museo Arqueológico de Cabra expone en esta actividad mensual.

A través del responsable del área en cuestión, José Luis Arrabal, y junto al arqueólogo municipal, Antonio Moreno, el museo de Cabra acoge una nueva pieza procedente del yacimiento arqueológico de la Villa del Mitra, cuya cronología data entre los años 285 y 286 d.C.

Esta moneda –del tipo denominado “antoniniano” posee una aleación de cobre y plata, con un diámetro de 23,3 mm y pesa 3,5 gramos.

En el anverso puede apreciarse la figura del busto de Diocleciano, con corona radiada, mirando a la derecha. La transcripción de la leyenda reza Imperator Diocletianvs Avgvstvs; en el reverso aparece el dios Júpiter desnudo, con el manto sobre el hombro izquierdo, rayos en su mano derecha y un cetro en la izquierda.

Según ha especificado Moreno, esta moneda se conoce con el nombre “antoniniano” en función de las reformas monetarias realizadas por el emperador Caracalla (año 214 d.C.) ya que no se sabe su denominación de Época Romana: se modifica el sistema monetario existente basado en el trimetalismo (oro, plata y bronce), ya que no es posible mantener el contenido de metal precioso correspondiente al valor verdadero de la moneda y desde este momento su valor se convierte en fiduciario.

El emperador

Diocleciano fue emperador de Roma desde el año 284 al 305 d.C. procedente de una familia modesta, tuvo una brillante carrera militar que le llevó a alcanzar la máxima categoría imperial. Gracias a sus reformas políticas e intervenciones militares se considera que con su reinado concluye la crisis del siglo III; aún considerándose la autoridad principal instaura la Tetrarquía, gobernando con Maximiano, y Galerio y Constancio. En cualquier caso, el principal logro de Diocleciano fue estar al mando del imperio durante veintiún años y abdicar de forma voluntaria, pasando el resto de sus días en un retiro pacífico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Menú
X