Presentación del plan de remodelación de la calle Alejandro de Vida Hidalgo

El alcalde de Cabra, Fernando Priego, y el concejal responsable del área de Infraestructuras y Servicios y Medio Ambiente, Juan Ramón Pérez Valenzuela, han acudido a la calle Alejandro de Vida Hidalgo para presentar la conclusión del proyecto de remodelación de la misma, a falta de algunos detalles finales.

Como ha señalado Priego, los propios vecinos de la calle y la asociación de padres y madres del CEIP Ángel Cruz Rueda solicitaron un plan de restauración de la vía debido a la estrechez del acerado y la alta densidad de tráfico.

“Hemos conseguido mejorar la calle de una forma importante, desde un punto de vista ornamental y estético, así como toda la red de saneamiento y sistema de agua”, ha apostillado. Gracias a esta actuación la calle se ha convertido en una vía monoplataforma, con la implantación de un arbolado urbano, en la que los peatones adquieren prioridad a lo largo de la misma, contribuyendo de esta forma a una mayor seguridad para los viandantes.

Esta obra se ha hecho con cargo al Plan de Fomento de Empleo Agrario con una inversión de 308.000 euros, en la que han trabajado 112 peones y 13 oficiales, que han supuesto un total de 2.070 jornales. El alcalde ha informado de que las nóminas de estos trabajadores han sido sufragadas por una subvención del Gobierno de España por un importe de 177.555 euros y el resto, correspondiente a fondos materiales, ha sido cofinanciado por la Junta, Diputación y el propio Ayuntamiento –éste ha invertido 51.308 euros-.

Polémica de tráfico

El concejal de Infraestructuras, Juan Ramón Pérez, ha explicado el motivo de la problemática de tráfico originada el pasado 12 de marzo en la confluencia entre la calle Alejandro de Vida Hidalgo y la calle Priego debido al desnivel.

“Cuando se contrata la empresa para hacer el asfaltado, el técnico municipal marca las cotas que tiene que hacer de un punto a otro y cuando la máquina viene a fresar, se encuentra que la calzada antigua se encuentra a distinta profundidad en un lado y otro. Esto produce que los dos extremos se queden con la misma capa pero a distinto nivel. Entonces, se toma la decisión de que, una vez terminados los tacos, vuelva la máquina a fresar e instalar el alquitrán. Es un fallo que ha asumido la empresa constructora”, ha detallado.

c11

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Menú